Salmo 28: orando con los Salmos

Existe algo especial en la voz de Dios.  Hay muchas maneras de oírle.  En la Biblia, Él tanto ha hablado a través de un trueno como a través de una suave brisa.  Su voz se perfecciona a la circunstancia.  Su manera de comunicarse con cada uno es única como somos únicos.  Buscar reconocer la voz de Dios debe de ser prioridad en nuestra vida.  De ella necesitamos todos los días de nuestra vida.

David lo expresa perfectamente al decir: “que si tú no me hablas seré como los muertos.”  Él conocía la importancia de oír la voz de Dios para dirección, para libramiento de sus enemigos, para conocerle más y para vivir a cada día.  Dios quiere mostrar facetas de Su personalidad en la Trinidad, Él quiere que conozcamos los propósitos que tenía en mente cuando nos ha creado, Él quiere guiar cada uno de nuestros pasos, Él quiere relacionarse con nosotros de Padre a hija. 

Que esta sea nuestra oración principal hoy:  ayúdame a reconocer tu voz entre todos ruidos de esta vida.  Ayúdame a encontrar la disciplina de estar en tu presencia en silencio a la espera de oír tu voz.  Lléname del Espíritu Santo para que tenga esta sensibilidad especial de saber cuándo quieres decirme algo o darme una dirección.  Que pueda encontrar sabiduría en tu voz.  Lléname de pensamientos acerca de ti para que se renueve mi mente.  Mi mente pertenece a ti.

Puedes leer este Salmo: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+28&version=BLP

Señor, a ti te llamo; no me ignores, fortaleza mía, que si tú no me hablas seré como los muertos.

Salmo 28:1

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.