40 días con Jesús: Mateo 13 (parte 2)

Señor, esta semilla ha florecido en mi, porque he decidido seguirte. Que esta semilla pueda alcanzar y bendecir a todo el campa alrededor. Que el Evangelio que vivo yo pueda ser atractivo a todos que no te siguen todavía.

Gracias, Señor por este gran tesoro que nos ha dado. Es como una perla preciosa. Esta analogía me hace pensar en el Reino de los Cielos, el lugar que tienes preparado para los que te siguen. Espero con mucha alegría, el momento en que seremos tomados de este mundo para ser llevados a casa.

Señor, permite que todos mis familiares que no te conocer todavía, puedan pronto dar este paso de fe. No quiero ver los que quiero en camino al infierno. Que se den cuenta de su condición y del camino que abriste para cada uno a través de tu muerte y resurrección.

****** SI NO SIGUES A CRISTO TODAVÍA, sepas que hay una consecuencia en ello. La indiferencia es un NO. Un día Cristo vendrá buscar a los que le siguen. HOY puedes asegurar tu eternidad con el Padre y empezar a tener la vida abundante que nos prometió aquí y ahora.

Para más información en cómo hacerlo: EL PLAN DE SALVACIÓN DE DIOS

Anuncio publicitario

40 días con Jesús: Mateo 13 (parte 1)

Señor, te pido que las semillas que has plantado en mi vida puedan producir fruto. Te pido que yo pueda crecer y pueda compartir la semilla con la gente que hace parte de mi mundo.

Te pido por nuestros hijos. Han recibido la semilla en diferentes momentos de sus vidas, aún que por madres imperfectas como nosotras. Te pedimos que ninguna semilla de pierda, pero que haya fruto para tu gloria. Trae a cada uno de nuestros hijos, sobrinos o hermanos a tus pies. Que nadie se pierda. Germina en Sus vidas a través del Espíritu Santo.

Ayúdame a vivir una vida que busca transmitir la semilla del Evangelio en todos mis círculos de relaciones. Que yo sea un luz que brilla fuerte y que al estar conmigo, la gente sienta el deseo de conocerte a ti.

En tu nombre, Jesús.

40 días con Jesús: Mateo 12

Nuestra religión, con sus costumbres y ritos, puede, en ocasiones, estar entre nosotros y Dios. Me explico: a veces por hacer diferentes ritos nos sentimos justificados. «Ya he hecho mi parte». Dios quiere que olvidemos todo lo que el hombre nos ha impuesto y busquemos lo que quiere Dios de cada una de nosotras. Él quiere una relación estrecha de padre e hija. Quiere hablarnos todos los momentos y que Le escuchemos. No necesita nuestras obras, sino nuestro corazón. De un corazón entregado a esta relación de amor, nacerán las obras que transformarán el mundo – todo en la libertad que os permite su amor. ¡Qué bendición es vivir en la gracia del Señor!

Señor, sé que tu eres Señor sobre todas las cosas, y estás por encima de la religión. Ayúdame a leer y entender tu palabra, poniéndola en práctica todos los días mi vida. Que no viva una vida de ritos y obligaciones, sino de libertad en tu presencia. Tu gracia me ha alcanzado y por esto estoy agradecida. Llena mi corazón y usa mi vida para tu gloria.

40 días con Jesús: Mateo 11

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Mateo 11:28-30

Estas palabras deben de traer paz a nuestros corazones. Hoy puedes cambiar tus cargas pesadas por la paz del Señor. Trae todas tus preocupaciones en el altar de Dios, entrégales a Dios y déjalas allí. Él tiene cuidado de ti.

Señor, muchas son mis cargas hoy. Tengo situaciones en tantas facetas de la vida que se hacen demasiado pesadas para mi. Ayúdame, durante este tiempo de oración, entregarlas una a una. Ayúdame a dejar estar preocupaciones en tus manos y tomar tu yugo que es ligero. Quiero confiar aún cuando todo al rededor me invita a no hacerlo. Necesito tu ayuda.

(pasa tiempo hoy poniendo todas tus cargas personales en el altar del Señor y, por fe, recibe paz y gozo)

40 días con Jesús: Mateo 10

Oh, Jesús – tus palabras nos traen calor a mi corazón. Quiero seguirte aún cuando me persiguen por amor de tu nombre. Ayúdame a hacerlo.

Gran privilegio nos has dado de ser tus discípulos y representarte delante de esta generación. Ayúdame a tomar mi cruz y seguirte sin mirar hacia tras. Quiero ver milagros al mi alrededor. Ayúdame, como tus discípulos, a compartir con la gente, orar por ellos, predicar tu Reino y que se conviertan. Que vean los milagros de tu mano y se rindan a ti. Lléname de tu Espíritu para que al hablar, tu voz sea oída.

En tu nombre, oro.

40 días con Jesús: Mateo 9 (parte 2)

Puede que hoy estés angustiada por un problema al que no ves solución: una enfermedad, un relacionamiento, un problema financiero, etc.

Hoy Jesús te pregunta, cómo ha preguntado al hombre ciego: «Crees que puedo hacer esto?» Pon tu fe en el Señor y verás milagros …

Señor, nuestra fe es pequeña pero tu eres grande. Ayúdanos a creer en tiempos de adversidades. Como la mujer del flujo de sangre, queremos tocar tus vestiduras y recibir la bendición. Como leemos de la niña que resucita al oír tu voz, necesitamos que resucites nuestros sueños y que podamos mirar al futuro con esperanza.

En tu nombre, clamamos.

40 dias con Jesús: Mateo 9 (parte 1)

En esta primera parte del capítulo, aprendemos varios puntos muy importantes, vitales:

  1. Jesús puede curarte fisicamente, pero lo más importante es que pueda curar (dar nueva vida) a tu corazón. Para eso vino.
  2. Él no llama a los que son «religiosos» o que piensan ser más santos que los otros, sino los que necesitan un Salvador. Nadie es indigno de clamar el nombre de Jesús. Él vino para los pecadores.
  3. Él quiere tener comunión con cada una de nosotras. Su tiempo fue mayormente invertido con los cobradores de impuesto y pecadores. El sano no necesita de un médico, sino uno que esté enfermo. El no vino para los proclamados «santos» sino para los pecadores. Necesitamos un Salvador.

Si tu hoy, te sientes indigna de llamarle Señor, sepas que vino para ti. Él busca a pecadores buscando perdón, y tu oración de arrepentimiento jamás rechazará.

Si no conoces a Jesús de manera personal todavía, y es tu deseo hacerlo, haz una oración como esta:

Jesús, soy indigna de llamarte Señor, pues soy pecadora. Gracias por tu muerte en la cruz. Perdóname y ayúdame a empezar una nueva vida con un nuevo corazón. Ven y vive en mi con tu Espíritu Santo y ayúdame a cambiar mi camino. Quiero agradarte y alabarte por todos los días del resto de mi vida, hacia la eternidad.

Demos gracias a Dios por lo que ha hecho: ha abierto un camino para que lleguemos hasta Él y tengamos una vida abundante en este mundo y la vida eterna en Su presencia.

40 días con Jesús: Mateo 8

Día 9

Al leer/ver este capítulo de Mateo, nos damos cuenta del gran poder de nuestro Jesús. Ha sanado muchas personas, ha hecho milagros incontables, ha controlado las fuerzas de la naturaleza, ha echado demonios, y la lista continúa. Este es nuestro Jesús, todo poderoso.

Te alabamos Señor por todo lo que has hecho en la vida de aquellas personas. A partir del momento que estuvieron contigo, ya no siguieron siendo las mismas. Nosotros también queremos transformarnos a cada vez que presenciamos los muchos milagros en nuestras vidas.

A cada día tu misericordia se renueva, a cada día tu justicia se cumple, a cada momento tenemos tu presencia en nuestra vida. Tu poder, a través del Espíritu Santo, está activo hoy como estuvo entonces. Ayúdanos a vivir por fe y creer en los milagros aún en nuestros días. Queremos ver tu obra en nuestras vidas y en todos al nuestro alrededor.

(Si tienes alguna petición especial de curación o liberación, después de ver este video, llénate de fe y clama al Señor. Este mismo Jesús está a tu lado listo para darte la bendición.)

40 días con Jesús: Mateo 7

Día 8

Señor, ayúdanos cuando somos débiles en nuestra fe. Queremos tratar a las personas como queremos ser tratados. Ayúdanos a no juzgan nuestros semejantes porque no conocemos mucho de sus historias. Que podamos extender misericordia a los que la necesitan.

Guárdanos de las mentiras y engaños. Que seamos sabios delante de los falsos profetas de nuestra generación. Estos tendrán su paga en aquello día. Nosotros queremos oír tu dulce voz dándonos la bienvenida a tu Reino.

Que nuestras vidas estén fundamentadas en la roca. Que los problemas y desafíos de esta vida no puedan volcar nuestra casa. Que podamos ayudar a los que, sin darse cuenta, están construyendo sus casas en la arena. Ayúdanos a ayudar. Necesitamos tu Espíritu para guiarnos y capacitarnos.

En tu nombre, oramos.

40 días con Jesús: Mateo 6

Día: 7

Señor, quiero ser fiel en pasar tiempo contigo y desarrollar una vida disciplinada de ayuno y oración. Que mi corazón se llene de humildad en todo lo que haga para ti.

Te pido que que mi corazón no esté firmado en las riquezas de este mundo, que no busque acumular tesoros. Que mi verdadero tesoro esté en los cielos, y que a cada día, yo trabaje para acumular estos tesoros a través de mis buenas obras.

Que pueda poner mi confianza en ti en lo que se refiere a mis necesidades. Tú provees todo lo necesario siempre. Ayúdame a descansar en ti sabiendo que tu cuidas de mi. En el nombre de Jesús, Amén.