30 días orando por nuestros hijos – día 20: Ser bendición

La presencia de cada persona puede traer un ambiente más dulce o más desagradable. El buscar ser una persona que trae bendición con su presencia es una buena calidad. 

Oremos que nuestros hijos puedan ser bendición donde estén, que a la gente le agrade estar con ellos por los buenos sentimientos que emiten. Eso es fruto de un corazón limpio y entregado a Dios. Oremos que ellos puedan encontrar esta paz de espíritu en Dios, y como consecuencia, lleven la bendición de Dios a dónde vayan.

«Bendito el hombre que confía en el Señor,
y pone su confianza en él.
Será como un árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces hacia la corriente;
no teme que llegue el calor,
y sus hojas están siempre verdes.
En época de sequía no se angustia,
y nunca deja de dar fruto.»
Jeremías 17:7-8

“El Señor te bendiga
y te guarde;
el Señor te mire con agrado
y te extienda su amor;
el Señor te muestre su favor
y te conceda la paz.”
Números 6:24-26

Mt. 5.38-48; 7.12
27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.