30 días orando por nuestros hijos – día 20: Ser bendición

La presencia de cada persona puede traer un ambiente más dulce o más desagradable. El buscar ser una persona que trae bendición con su presencia es una buena calidad. 

Oremos que nuestros hijos puedan ser bendición donde estén, que a la gente le agrade estar con ellos por los buenos sentimientos que emiten. Eso es fruto de un corazón limpio y entregado a Dios. Oremos que ellos puedan encontrar esta paz de espíritu en Dios, y como consecuencia, lleven la bendición de Dios a dónde vayan.

«Bendito el hombre que confía en el Señor,
y pone su confianza en él.
Será como un árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces hacia la corriente;
no teme que llegue el calor,
y sus hojas están siempre verdes.
En época de sequía no se angustia,
y nunca deja de dar fruto.»
Jeremías 17:7-8

“El Señor te bendiga
y te guarde;
el Señor te mire con agrado
y te extienda su amor;
el Señor te muestre su favor
y te conceda la paz.”
Números 6:24-26

Mt. 5.38-48; 7.12
27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

30 días orando por nuestros hijos – día 19: Calidad: niñez o juventud

Esta oración es tanto para los niños como para los padres. Debemos salvaguardar la niñez de los niños. El tiempo pasa y ya no vuelve. Debemos asegurarnos que están disfrutando de cada etapa de la vida. 

El vivir el hoy es un reto para todos. Siempre estamos pensando en el futuro, en el día de mañana … Oremos para que sepamos cómo disfrutar de cada momento con ellos.

Oremos que el Señor les guarde de experiencias difíciles que les fuercen a crecer antes del tiempo. Si es el caso que alguna situación infeliz haya ocurrido, que el Señor sane la herida y que el orden sea restablecido. Que cada niño pueda encontrar su madurez adecuada en su relación con Dios.

Mateo 6:34
Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.

Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.»
Mateo 19:14 

1 Timoteo 4:12
No permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.

30 días orando por nuestros hijos – día 18: Servir al prójimo

Oremos hoy por la salud espiritual de nuestros hijos, porque de lo que llenan su corazón, manará el servicio al prójimo.

Oremos que encuentren «su propósito», o cómo mejor pueden servir a la comunidad a la cual pertenecen. Esta puede ser la escuela, el trabajo, la iglesia, el barrio … hay muchas maneras de servir, que Dios pueda despertar el deseo de servir en sus corazones.

Una vez más nuestro ejemplo va a hablar más alto que cualquier enseñanza. Oremos por nosotros también. 

Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: —Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.
Marcos 9:35

Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.
Juan 12:26

30 días orando por nuestros hijos – día 17: Prioridad del tiempo

Las demandas son muchas para nuestros hijos: colegio/instituto, el deporte, el inglés, los deberes, los amigos … y la lista puede ser más larga. 

Hoy oramos que nuestros hijos puedan tener una capacidad especial de organizarse, tener un sentido común en las prioridades, ser sabios en no malgastar el tiempo. 

Es importante que podamos ser um ejemplo en eso también. Debemos utilizar nuestro tiempo con sabiduría, con tiempo de trabajar, de familia y para descansar. En especial, en estos tiempos, debemos aprender a estar quietos y relajados. Oremos por nosotros también.

Efesios 5
Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Eclesiates 3
Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.

30 días orando por nuestros hijos – día 16: Encontrar el favor

Este es un concepto bíblico que va totalmente contra-corriente en el mundo de hoy: todo tiene su precio: si te hago algo, espero algo de vuelta.

Encontrar el favor es que la gente te quiera por lo que eres y no por lo que puedas hacer por ellas. Es un «querer» gratuito. La Biblia promete que recibiremos el favor de Dios y de los hombres si seguimos sus caminos.

Esto oramos por nuestros hijos. Que al encontrar nuevos amigos, profesores y jefes, encuentren el favor. Que se note que son niños/jóvenes comprometidos con algo que va más allá de se apariencia física y talentos. Que el Señor les infunda un carácter admirable, y que por su vez, puedan extender este favor a otros. 

Proverbios 3: 1-4
Hijo mío, no te olvides de mi ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;
Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.
Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Atalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón;
Y hallarás gracia y buena opinión (el favor)
Ante los ojos de Dios y de los hombres.

30 días orando por nuestros hijos – día 15: Discernimiento

Lo bueno y lo malo es fácil de distinguir y entender. Hay situaciones en que nos encontramos, entretanto, en que no sabemos que camino tomar. 

Esta es la razón que oramos por discernimiento. Que nuestros hijos sepan discernir los caminos del Señor para sus vidas. A veces no es muy claro pero con la ayuda del Señor podrán. Es la voluntad de Dios que conozcamos Su voluntad. Oremos por ello. 

Oremos también para que siempre elijan el camino correcto, que nunca tengan duda en hacerlo, aún cuando haya un precio a pagar y no lo entiendan. 

Filipenses 1:9-10
Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y {en} todo discernimiento, a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo;

Oseas 14:9
Versículos Conceptos
Quien es sabio, que entienda estas cosas; {quien} es prudente, que las comprenda. Porque rectos son los caminos del SEÑOR, y los justos andarán por ellos; pero los transgresores tropezarán en ellos.

30 días orando por nuestros hijos – día 14: Valores

Vivimos en un mundo que constantemente trata de moldearnos a sus valores. Es una presión para que adoptemos su manera de ver las diferentes situaciones de una manera neutral. 

La Biblia nos enseña que existe UNA Verdad, que Dios tiene una voluntad, Dios tiene valores, Dios tiene Sus parámetros para nosotros. 

Todos elegimos seguir los valores del mundo o los de Dios. No existe la opción neutral. Es importante conocer la Biblia y sus enseñanzas y tener el denuedo de vivir por sus valores. Que el Señor nos de este valor a los papás, y que por nuestro ejemplo, nuestros hijos puedan hacer lo mismo. Oremos que nuestros hijos adopten los valores del Señor. 

Lucas 9:24
Si alguien quiere venir en pos de mí niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.

2 Corintios 10:3-6
Soy, ciertamente, humano; pero no lucho por motivos humanos ni las armas con que peleo son humanas, sino divinas, con poder para destruir cualquier fortaleza. Soy capaz de poner en evidencia toda suerte de falacia o de altanería que se alce contra el conocimiento de Dios. Puedo también someter a Cristo todo pensamiento y estoy preparado para castigar cualquier rebeldía una vez que vuestra obediencia sea perfecta.

30 días orando por nuestros hijos – día 13: Familia

Hoy oramos por nuestra familia. La familia, cómo la ha idealizado Dios, provee todo lo que el niño necesita para crecer con un equilibrio emocional. Oremos que los valores de la sociedad de hoy en día no penetren las murallas que deben proteger a nuestra familia, y que nuestros hijos puedan sentirse seguros, amados y apoyados.

El divorcio es una realidad hoy en día. También la muerte puede romper una familia. Dios promete ser el marido de la viuda y padre del huérfano. Él puede y quiere ocupar este espacio vacío. Oremos por todas las familias rotas por el dolor de la separación. Que el Señor proteja estos niños que tienen que convivir con esta realidad. 

Que como familia podamos enseñar y fomentar los valores que la Biblia nos enseña. La familia es un laboratorio dónde podemos aprender y poner el práctica los valores del Reino de Dios. 

Instruye al niño en el camino correcto,
y aun en su vejez no lo abandonará.
Proverbios 22:6

Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: … Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.
Josué 24:15 

Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.
Deuteronomio 6:6-7

30 días orando por nuestros hijos – día 12: Seguridad física

Vivimos en un mundo alterado con la maldad y la fatalidad. A cada día debemos encomendar nuestros hijos en las manos del Señor, para que se haga Su perfecta voluntad y por la seguridad física.

Oremos hoy que los ángeles del Señor se acampen al rededor de nuestros hijos en todos sus caminos. Que la bendición del Señor les acompañe.

Sólo él es mi roca y mi salvación;
él es mi protector.
¡Jamás habré de caer!
Salmos 62:2 

El Señor es mi luz y mi salvación;
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida;
¿quién podrá amedrentarme?
Salmos 27:1 

Aquí puedes leer uno de mis Salmos favoritos que habla mucho de la seguridad que tenemos en Dios:
https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+91&version=RVR1960

30 días orando por nuestros hijos – día 11: Los estudios

Hoy oramos por la vida escolar de nuestros hijos. Que el Señor les de motivación, disciplina, y una mente despejada para estudiar. Que el Señor nos ayude en apoyar sus estudios teniendo un ambiente relajado y tranquilo en casa. Que sean capaces de filtrar todo el conocimiento, utilizando la Biblia. Para tanto, que seamos consistentes en la enseñanza y práctica de valores bíblicos.

Si no es el caso en tu familia, hoy puede ser un día para empezar. Todo lo bueno mana del Señor.

Proverbios 2:1-5
Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti, da oído a la sabiduría, inclina tu corazón al entendimiento; porque si clamas a la inteligencia, {y} alzas tu voz al entendimiento, si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos, entonces entenderás el temor del SEÑOR, y descubrirás el conocimiento de Dios.

Proverbios 4:5
Versículos Conceptos
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las palabras de mi boca.