Promesa 8: Juan 14:27 (paz)

Imagínate estar sentada en una silla confortable, al lado de un riachuelo, con los ojos cerrados, al sonido de las aguas y de los pájaros, y el único disturbio es el sonido de las hojas cuando viene la brisa … ahhhh

Es una paz preciosa estar en la naturaleza virgen y disfrutar con todos los sentidos. ¿Es posible sentir paz durante momentos difíciles? Hoy me alegro en decirte que Dios nos promete una paz que no depende de las circunstancias.

Puede ser que estés pasando por una situación difícil de enfermedad, falta de trabajo o dificultades en la relaciones personales o familiares. No importa el tamaño del problema, si lo entregamos a Dios completamente, él nos promete llenar nuestro corazón de paz. No es la paz que sentimos como en el escenario idílico que he pintado a principio, sino una que no tiene explicación y es perfecta.

¿Quieres sentir esta paz ahora? Pídele a Jesús pues lo ha prometido.

Señor Jesús, mi corazón está roto por … Te pido que yo pueda experimentar esta paz aún que todo me invita a preocuparme, llenarme de ansiedad y estar triste. Te necesito, Señor. Hoy quiero probar de esta promesa maravillosa que tú nos has dado. En tu nombre, Jesús, amén.

Mara

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.