Guiños del cielo: ¿Dónde vamos inmediatamente al morir?

De ahora adelante hablaremos a las creyentes, o sea, a las que han aceptado el regalo de salvación ofrecido a nosotras todas a través de la muerte de Cristo. Si todavía no lo has hecho, sugiero leer la publicación de ayer donde explicamos en detalles el Plan de Dios y lo que debemos hacer a respecto.

Dicho esto, hablamos a ti que sabes que vas a cielo, o sea, pasarás la eternidad con Cristo. Para explicar lo que sucede en el día de hoy a los que mueren, es necesario hablar un poco de Escatología, o sea, el estudio del fin de los tiempos. Jesús un día volverá a buscarnos, los que estén vivos en aquel momento, serán arrebatados en vida y los que hayan muerto, sus cuerpos resucitarán. PERO, mientras no llegue este día, ¿a dónde están estas personas?

Hoy hablaremos del Presente Cielo. Un día todos estaremos juntos con Cristo en «Los Nuevos Cielos y La Nueva Tierra», el Cielo al que nos referimos a menudo. Sin embargo hay un Cielo Presente, donde se encuentran los salvos en Cristo que ya han muerto. Pablo menciona en la Biblia:

 

Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor

(porque por fe andamos, no por vista);

pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

ero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

2 Corintios 5:5-9

Estar ausentes de este cuerpo es ir directamente a la presencia de Jesús en este maravilloso lugar, que es el cielo presente y temporal. No se sabe exactamente si recibimos un cuerpo temporal o si es totalmente espiritual. Lo único que debemos saber es que es real, lo más real que jamás haya experimentado porque estarás en la presencia de Jesús. Tú conscientemente sabrás lo que estás viviendo, no te olvidarás de quien eres o te transformarás en un angel.

En resumen, serás quien eres en un cuerpo temporal o espiritual, en la presencia de Jesús, esperando los eventos del fin descriptos en el libro de Apocalipsis. Así que lo que hoy, lo que queremos dejar claro, es que este Cielo, también referido por Pablo como El Tercel Cielo, no es nuestro destino final, pero a la vez, es un lugar mucho mejor de lo que vivimos en la tierra. Es algo preparado por Jesús: en la casa de mi Padre hay muchas moradas. Con esto estamos seguros que esta espera por nuestro lugar eterno es más allá de lo que que podemos imaginar, sencillamente maravilloso.

Espero que estas palabras te puedan traer consuelo al pensar en seres queridos que se hayan ido o en tu propia muerte. No temas, Jesús te espera de brazos abiertos. Los creyentes nunca estaremos solos y esta idea nos permite tener paz y disfrutar de algo precioso que esta por venir, empezando a vivir este cielo ahora mismo. Ni la muerte nos puede separar de Su gran amor.

Señor, Gracias por cuidarnos tan bien y nunca desampararnos. Cuando te conocemos personalmente, a partir de allí ya no estamos solos. Tú nos acompaña hasta la muerta y más allá. Gracias, en tu nombre, Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.