Verano: creciendo en mi fe

Os invitamos a crecer en vuestra fe este verano. Tenemos una serie de videos que serán publicados diariamente en nuestro Facebook y un pequeño recuerdo en nuestro Instagram. En nuestro perfil de Linktree puedes acceder a las listas de reproducción. Todo para que puedas crecer en el Señor durante este tiempo de verano y vacaciones.

Te recomendamos:

  1. escuchar las enseñanzas
  2. hacer apuntes
  3. tener tiempo de oración
  4. tener tiempo de meditación
  5. escucha a Dios
  6. empezar con la disciplina de ayuno

Tu cuaderno puede estar dividido en varias partes:

  1. apuntes interesantes de los que no quieres olvidarte
  2. areas para planear estrategias de crecimiento
  3. peticiones de oración con un espacio para respuestas
  4. versículos para memorizar

Pasemos este mes de verano aprendiendo más sobre Dios y trayendo transformación a nuestras vidas.

Que Dios nos bendiga a todas.

EQUIPO DULCE FRAGANCIA

Guiños del cielo: Pero si no voy al cielo, ¿ dónde estaré?

Quisiera dar un paréntesis para que pensemos en esta realidad. En cielo no el el lugar por defecto de todos los que mueren, no importa el tipo de persona que sea uno.

Muchos se basan en una vida «justa» o «buena» a sus ojos.

La Biblia es clara en decir que:

Como está escrito:
    No hay justo, ni aun uno;

Romanos 3:10

 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

Romanos 3:23

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Isaías 64:6

Es un gran engaño pensar que podemos «ganar» nuestra entrada en el cielo con nuestras buenas obras. No hay uno que pueda decir nunca haber pecado, en acción o pensamiento:

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

1 Juan 1:8

Tenemos esa certeza: somos pecadores – pero si confesamos nuestros pecados, y aceptamos el sacrificio de Jesús recibemos su person y somos limpios de toda la maldad – eso nos lleva al CIELO.

Me gustaría dejar claro que todo lo que estamos enseñando este mes es el destino de los Seguidores de Cristo, que se han arrepentido de sus pecados, aceptado por gracia su sacrificio y ha sido adoptado a la familia de Dios. Esperamos que esto sea tu caso. Si no sabes como hacerlo, primeramente te ofrecemos este video y en seguida una oración modelo de como puedes entregarte a Cristo. Las palabras en si no son importantes, sino la condición de tu corazón:

Si no sigues a Cristo, tu destino es el infierno, un lugar real. Si quieres hoy aceptar a Cristo, garantizando una vida transformada en este mundo, vida abundante y la eternidad con Él, puedes hacer esta oración, o utiliza tus propias palabras:

Señor, yo quiero recibirte en mi corazón, en mi vida. Quiero pedirte perdón por todos mis pecados, en acción o pensamiento. Yo acepto que soy pecador (a) y necesito tu gracias. Perdóname y haz de mí una Nueva Criatura. Limpia mi vida y ayúdame a caminar rectamente. Sé el Señor y Salvador de mi vida. A ti te entrego todo. En tu nombre. Amén.

Guiños del Cielo: ¿Recordaremos nuestra vida en la tierra?

Quisiera acordaros que de momento estamos hablando del Cielo Presente – es más que probable que mucho de esta realidad también lo será en nuestra morada eterna: Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra.

Miremos este texto bíblico:

Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.

10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?

11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

Apocalipsis 6:9-11

Este es un evento en el fin de los tiempos, en el cielo. En esta escena podemos observar muchas características de la vida en el cielo:

1- murieron y fueron trasladadas sabiendo que murieron por la causa de Cristo

2- tenían memoria de los acontecimientos, aún los más difíciles, como sus propias muertes

3- se nota una capacidad de razonamiento pues piden justicia

4- hay una relación de Dios con sus hijos que les contesta, esto también muestra la capacidad de aprender.

5- sus pasados no fueron olvidados, son las mismas personas, no se olvidaron de su historia (La Biblia también dice que seremos consolados y Jesús enjugará todas las lágrimas de nuestros ojos – así que asumimos que sea el caso con estas personas).

6- podían gritar a gran voz: en harmonía

7- pueden conocer acontecimientos en el mundo, puede ser que pueden saber todo o se les es permitido saber parte de los acontecimientos.

8- se nota la idea de tiempo – la espera

Leyendo acerca de todo eso, me pongo a imaginar cómo Dios disfruta de escucharnos, aún hoy desde la tierra. Ninguna oración va al vacío. A parte, observando estas características, me ha dado mucha alegría sabiendo que mi vida no termina aquí, hay mucho más que vivir, nuevas experiencias, nuevos aprendizajes, etc. Un nuevo mundo nos espera viviendo la vida pero en su plenitud, como Dios lo tenía planeado en el principio. ¡Lo mejor está por venir!

Señor, gracias por este texto que nos llena de esperanza y alegría al conocer lo que está por venir. Gracias por todo lo que tienes planeado para mi futuro, tu planes son tan más grandes y inexplicables para nuestra mente finita, pero creemos y lo esperamos con alegría. En el nombre de Jesús.

Guiños del cielo: ¿Permaneceremos conscientes después de la muerte?

Me remito a un texto del libro El Cielo, que lo explica maravillosamente.

«Volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue, y el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio – Eclesiastés 12:7. En la muerte, el espíritu humano va la Cielo o al Infierno. Cristo describió a Lázaro y al hombre rico conscientes en el cielo y en el infierno inmediatamente después que murieron (Lucas 26:22-31). Jesús le dijo al ladrón en la cruz: «Hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:43). El apóstol Pablo dijo que morir era estar con Cristo (Filipenses 1:23), y que estar ausentes del cuerpo es estar presente en el Señor (2 Corintios 5:8). Después de su muerte, los mártires son descritos en el Cielo, clamando a Dios para traer justicia en la Tierra (Apocalipsis 6:9-11).

Estos pasajes dejan claro que no existe cosa tal como «una alma que duerme», o un largo período de inconsciencia entre la vida en la Tierra y la vida en el Cielo. La frase «los que duermen» (1 Tes. 4:13 y otros pasajes similares) es un eufemismo para la muerte que describe la apariencia exterior del cuerpo. La partida del espíritu del cuerpo termina nuestra existencia en la Tierra. Nuestra parte física duerme hasta la resurrección, mientras que nuestra parte espiritual se traslada a una existencia consciente en el Cielo (Daniel 12:2-3. 2 Cor. 5:8)»

El Cielo, Randy Alcorn

Con esto texto queda muy claro un cambio de estado, pero nuestro espíritu, alma y consciencia continúan experimentando los resultados de nuestra elección de vida:

  1. Seguir a Cristo – Cielo
  2. Denegar o Ignorar a Cristo – Infierno

No existe una desaparición ni momentánea de quienes somos, aún que creo que los que NO se deciden por Cristo, desearían tener esta posibilidad no disponible.

Gracias, Jesús, por prover el Camino para pasar la eternidad en el cielo. Gracias por tu gran provisión. Hoy oramos por todos que que han llegado a tomar la decisión por Cristo todavía, que hoy sea el día de abrir sus corazones para tu amor, salvación, y la eternidad maravillosa a tu lado. En tu nombre.

Guiños del cielo: ¿Es el cielo el destino automático después de la muerte?

Hay muchas historias y leyendas acerca del cielo. Casi queda la idea de que al morir, sea quién sea, el destino final es el cielo. Eso no es lo que nos enseña la Biblia.

He encontrado este artículo que nos puede ayudar mucho en entender esta dinámica cielo/infierno:

La cruda realidad es que no todos podremos entrar al reino de los cielos. 

El cielo no es el destino final de todos aquellos que mueren. A pesar de esto, una gran cantidad de personas creen que pasarán a morar eternamente junto a Dios una vez que partan de esta tierra independientemente de si le aceptaron o no. 

El optimismo de estas personas es bueno, pero la realidad es otra. Debemos recordar lo que el Señor Jesús dijo en Mateo 7:13-14 “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” 

El infierno es nuestro destino por defecto de acuerdo a lo que nos enseña la Biblia. Sin embargo, Jesús cambió esta realidad dándonos la solución a ese problema y cambiando radicalmente nuestro destino. 

Una vez que le entregamos por completo nuestro corazón al Señor, y le pedimos que perdone todos nuestros pecados, podemos formalizar nuestra real entrada al reino de los cielos y venimos a ser llamados hijos de Dios, verdaderos cristianos. 

El ser bueno no es suficiente. 

Comúnmente se asume en nuestra sociedad que, siempre y cuando lleves una buena vida y seas una buena persona, esto será más que suficiente para ganar tu entrada al cielo; sostienen que, aunque algunas personas “malas” merecen ser castigados, la gran mayoría son buenas personas que “merecen ir al cielo”. 

Haciendo esto estamos diciendo que la entrada al cielo se gana en base a nuestros méritos, a lo que podemos hacer por nosotros mismos, y no por pura y simple gracia de Dios, contradiciendo completamente lo que dice en Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” 

Solo por la inmensa gracia de Dios es que podemos ser salvos. No hay ninguna buena obra que podamos hacer que nos haga ganar la entrada al cielo (Tito 3:5), mientras que, pensar lo contrario, sugiere que el infierno es solo para algunas personas que hacen actos malvados, cuando realmente todos merecemos el infierno (Romanos 3:23). 

El pecado nos separa completamente de Dios, rompe nuestra relación con El (Isaías 59:2). Dios quiso darnos una salida al problema del pecado, y lo hizo a través de su Hijo Jesucristo. 

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” Juan 3:16. 

Jesús murió en la cruz del Calvario, pues era el único digno de pagar el precio demandado de parte del Dios tres veces santo por nuestros pecados. Pero no se quedó ahí, victorioso sobre la muerte Jesús se levantó al tercer día derrotando las consecuencias del pecado, y a la muerte misma.

Únicamente cuando Dios es quien toma el control de nuestras vidas limpiándonos de todo pecado es que podemos entrar al cielo. Jesús dijo “nadie viene al Padre si no es por mí” Juan 14:6. “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Hechos 4:12. 

Dios nos ofrece el perdón gratuito de nuestros pecados debido al sacrificio perfecto de Cristo en la cruz del calvario en nuestro lugar. Debes aceptarle como tu único y suficiente Salvador si deseas poder entrar el cielo una vez partas de este mundo. 

Para recibir este perdón lo primero que debemos hacer es reconocer nuestros pecados, que somos pecadores inmerecedores del cielo y de la gracia de Dios. Dice 1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 

Dios nos ofrece a todos el maravilloso regalo del perdón, la salvación y la vida eterna. No se puede ganar, no hay nada que podamos hacer para merecerlo, depende únicamente de Cristo y de su glorioso sacrificio en la cruz en nuestro lugar. 

Dios desea que podamos ir al cielo. 

Aunque el cielo no es por defecto nuestro destino final, no significa que Dios no nos quiera tener allí. Al contrario, Él está esperando con brazos abiertos que podamos venir a Él. De otra manera, no hubiera enviado a Jesucristo a morir en primer lugar. 

En Juan 6:38 nos dice “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” Dios desea perdonarnos de nuestros pecados, aceptando a Jesús como único y suficiente Salvador, y así poder morar eternamente con El.  

Hay un camino para que podamos entrar al cielo, y es a través de Jesucristo. Reconociendo que es el único camino y confesándole como Señor de nuestras vidas podremos tener libre acceso al cielo anhelado. 

 Haciendo esto podemos tener la certeza de que Dios nos sigue animando a mantenernos firmes y constantes, y espera un día tenernos en las moradas que fue a preparar para nosotros.  — beliefnet.com

Señor, ayúdame a comprenderlo y tomar los debidos pasos para garantizar mi entrada en los cielos. En tu nombre.

JUNIO: un mes de mucho crecimiento

Tenemos algo maravilloso planeado para todas las nuestras seguidoras de Mujeres que Oran y Dulce Fragancia.

Os invitamos a seguir el Instagram e Facebook de Mujeres que Oran.

Nuestro tema este mes es GUIÑOS DEL CIELO:

¿Que dice la Biblia sobre la vida después de la muerte?

¿Cómo será el cielo?

¿Existe el infierno?

¿Cómo puedo saber si estaré en el cielo?

Y muchas otras preguntas …

Nuestro programa:

  1. A cada día un versículo acompañados por unos pensamientos para reflexión y oración
  2. Todos los martes por la mañana ofrecemos una revisión y estudios referentes al asunto
  3. Os invitamos a apuntar vuestras preguntas para que nos veamos los jueves por la tarde por Zoom para preguntar, contestar, charlar y orar.

SI QUIERES PARTICIPAR DE LAS REUNIONES POR ZOOM – LOS JUEVES DE JUNIO – HAY QUE INSCRIBIRSE: AQUI

Animémonos las unas a las otras durante este mes.

EQUIPE DULCE FRAGANCIA Y MUJERES QUE ORAN

En marzo descubrimos los Salmos

Contaremos con estos estudios para inspirar nuestras oraciones diarias. ❤

Dulce Fragancia

Queridas amigas,

En los últimos meses hemos estado enfocando en diferentes libros de la Biblia. En diciembre hemos leído el Evangelio de Lucas, en enero hemos buscado la sabiduría de Proverbios y este mes estamos enfocando en Mateo (28 capítulos en 28 días), contando con los videos del Proyecto Lumo.

Queremos deciros que todas estas lecturas y comentarios están en nuestro Youtube. Os invitamos a seguirnos para no perder ninguna lectura o explicación. YOUTUBE DE DULCE FRAGANCIA

Y ahora: SALMOS

Estamos todas muy ilusionadas porque todas tenemos diferentes Salmos que nos han tocado de una manera especial, y eso queremos compartir con vosotras.

ADEMÁS:

A cada día terminaremos nuestra lectura y comentario con algunos versículos del Salmo más largo: el Salmo 119. Es un Salmo tan lleno de sabiduría y queremos que esté integrado en este proyecto para el provecho de todas nosotras.

Así que a partir del 1 de…

Ver la entrada original 69 palabras más

Reto de Lettering para celebrar la Cuaresma

Dulce Fragancia

Os invitamos a este reto de Cuaresma celebrando a Jesús: la esencia de su carácter y sus calidades. Durante estos días, hasta la Semana Santa, puedes hacer un proyecto de lettering sencillo, diariamente o cuando puedas, y a la vez meditar en cómo esta PALABRA puede influir en tu vida.

Muchas participaremos pero, en especial, os invitamos al Instagram de SUELI PINHEIRO que va a inspirarnos diariamente. No te olvides de leer los versículos y así puedes meditar mientras trabaja en la palabra del día.

Publicar en vuestros Instagram poniendo los hashtags #YoSoy #DiosEs – Si lo haces en Facebook puedes etiquetarnos @dulcefraganciamujer

Veremos versísulos en que Jesús ha dicho: Yo soy … En otras ocasiones completaremos la frase: Dios es … En ambas ocasiones podremos ver cómo esta característica pueden transformar a nuestra vida. Es un momento de arte y meditación. Aconsejamos escuchar canciones cristianas a la vez. Vivirás…

Ver la entrada original 50 palabras más