40 días con Jesús: Mateo 15 (Parte 1)

El tema abordado en este video es muy serio, vital para nuestra vida espiritual. Muchas de nosotras, puede que nos estemos engañando con una vida ritual, buscando agradar a Dios. Los religiosos le acusaban a Jesús y sus discípulos por no lavarse las manos antes de comer, pues era un rito religioso para no contaminarse.

Estaban justificando su fe en un rito, algo que hacían por costumbre pero que no fluía de su interior, como fruto de un corazón transformado. Jesús vino en contra de esto diciendo que el no lavar las manos no contaminaba pues lo contaminante es lo que sale del corazón. Jesús, podemos decir, fue anti-religioso. Su revolución nos invita a una vida libre, disfrutando de la relación con el Padre, aprendiendo de sus enseñanzas … pero TODO eso nace de un corazón transformado.

¿Cómo puedo tener un corazón transformado? Te invito a leer este texto para encontrar a Dios de manera personal y que eso resulte en un corazón transformado: EXPLORA DIOS

Dios, quiero encontrarte. Quiero que me enseñes tus valores. Que mi corazón sea transformado en uno que te ame y te siga. Muda mi vida gradualmente para que pueda ser como tu Hijo. En en nombre de Jesús, Amén

40 días con Jesús: Mateo 14

Este fue un de los milagros más fantásticos del Señor. Multiplicó el pan para dar de comer a 5000 hombres, sin contar mujeres y niños. Hay tanto más que aprender de este capítulo:

  1. El mundo nos perseguirá por nuestra fe. Pueden incluso quitarnos la vida, como lo hicieron a Juan Bautista, pero no cambiarán nuestra eternidad. Nuestra fe en Jesús es nuestro tesoro intocable.
  2. Jesús puede multiplicar nuestros recursos. Él crea de la nada. No temamos por nuestras necesidades.
  3. En dos ocasiones, se menciona en este capítulo, que Jesús buscaba estar solo. Esta lección es importante. Si Jesús necesitaba estar apartado de la gente y a solas con Dios, nosotros también. Es una disciplina necesaria para todos.
  4. Jesús quiere ensanchar nuestra fe, como a Pedro andando sobre las aguas. Jesús quiere darnos experiencias milagrosas en esta vida. Confiemos en Él para transformar situaciones difíciles.
  5. Todos que le tocaban se sanaban. La poca fe en las manos de Jesús, puede mucho. Hoy, acerquémonos a Él. Él quiere sanarnos fisicamente, emocionalmente y espiritualmente.

Señor, cuántas enseñanzas tenemos en la manera que vivías tu vida. Ayúdanos a tomarlas y poderlas en práctica en nuestra propia. Señor, te pido que … (haz tu oración personal).

40 días con Jesús: Mateo 13 (parte 1)

Señor, te pido que las semillas que has plantado en mi vida puedan producir fruto. Te pido que yo pueda crecer y pueda compartir la semilla con la gente que hace parte de mi mundo.

Te pido por nuestros hijos. Han recibido la semilla en diferentes momentos de sus vidas, aún que por madres imperfectas como nosotras. Te pedimos que ninguna semilla de pierda, pero que haya fruto para tu gloria. Trae a cada uno de nuestros hijos, sobrinos o hermanos a tus pies. Que nadie se pierda. Germina en Sus vidas a través del Espíritu Santo.

Ayúdame a vivir una vida que busca transmitir la semilla del Evangelio en todos mis círculos de relaciones. Que yo sea un luz que brilla fuerte y que al estar conmigo, la gente sienta el deseo de conocerte a ti.

En tu nombre, Jesús.

40 días con Jesús: Mateo 12

Nuestra religión, con sus costumbres y ritos, puede, en ocasiones, estar entre nosotros y Dios. Me explico: a veces por hacer diferentes ritos nos sentimos justificados. “Ya he hecho mi parte”. Dios quiere que olvidemos todo lo que el hombre nos ha impuesto y busquemos lo que quiere Dios de cada una de nosotras. Él quiere una relación estrecha de padre e hija. Quiere hablarnos todos los momentos y que Le escuchemos. No necesita nuestras obras, sino nuestro corazón. De un corazón entregado a esta relación de amor, nacerán las obras que transformarán el mundo – todo en la libertad que os permite su amor. ¡Qué bendición es vivir en la gracia del Señor!

Señor, sé que tu eres Señor sobre todas las cosas, y estás por encima de la religión. Ayúdame a leer y entender tu palabra, poniéndola en práctica todos los días mi vida. Que no viva una vida de ritos y obligaciones, sino de libertad en tu presencia. Tu gracia me ha alcanzado y por esto estoy agradecida. Llena mi corazón y usa mi vida para tu gloria.

40 días con Jesús: Mateo 11

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Mateo 11:28-30

Estas palabras deben de traer paz a nuestros corazones. Hoy puedes cambiar tus cargas pesadas por la paz del Señor. Trae todas tus preocupaciones en el altar de Dios, entrégales a Dios y déjalas allí. Él tiene cuidado de ti.

Señor, muchas son mis cargas hoy. Tengo situaciones en tantas facetas de la vida que se hacen demasiado pesadas para mi. Ayúdame, durante este tiempo de oración, entregarlas una a una. Ayúdame a dejar estar preocupaciones en tus manos y tomar tu yugo que es ligero. Quiero confiar aún cuando todo al rededor me invita a no hacerlo. Necesito tu ayuda.

(pasa tiempo hoy poniendo todas tus cargas personales en el altar del Señor y, por fe, recibe paz y gozo)

40 días con Jesús: Mateo 10

Oh, Jesús – tus palabras nos traen calor a mi corazón. Quiero seguirte aún cuando me persiguen por amor de tu nombre. Ayúdame a hacerlo.

Gran privilegio nos has dado de ser tus discípulos y representarte delante de esta generación. Ayúdame a tomar mi cruz y seguirte sin mirar hacia tras. Quiero ver milagros al mi alrededor. Ayúdame, como tus discípulos, a compartir con la gente, orar por ellos, predicar tu Reino y que se conviertan. Que vean los milagros de tu mano y se rindan a ti. Lléname de tu Espíritu para que al hablar, tu voz sea oída.

En tu nombre, oro.

40 dias con Jesús: Mateo 9 (parte 1)

En esta primera parte del capítulo, aprendemos varios puntos muy importantes, vitales:

  1. Jesús puede curarte fisicamente, pero lo más importante es que pueda curar (dar nueva vida) a tu corazón. Para eso vino.
  2. Él no llama a los que son “religiosos” o que piensan ser más santos que los otros, sino los que necesitan un Salvador. Nadie es indigno de clamar el nombre de Jesús. Él vino para los pecadores.
  3. Él quiere tener comunión con cada una de nosotras. Su tiempo fue mayormente invertido con los cobradores de impuesto y pecadores. El sano no necesita de un médico, sino uno que esté enfermo. El no vino para los proclamados “santos” sino para los pecadores. Necesitamos un Salvador.

Si tu hoy, te sientes indigna de llamarle Señor, sepas que vino para ti. Él busca a pecadores buscando perdón, y tu oración de arrepentimiento jamás rechazará.

Si no conoces a Jesús de manera personal todavía, y es tu deseo hacerlo, haz una oración como esta:

Jesús, soy indigna de llamarte Señor, pues soy pecadora. Gracias por tu muerte en la cruz. Perdóname y ayúdame a empezar una nueva vida con un nuevo corazón. Ven y vive en mi con tu Espíritu Santo y ayúdame a cambiar mi camino. Quiero agradarte y alabarte por todos los días del resto de mi vida, hacia la eternidad.

Demos gracias a Dios por lo que ha hecho: ha abierto un camino para que lleguemos hasta Él y tengamos una vida abundante en este mundo y la vida eterna en Su presencia.

40 días con Jesús: Mateo 8

Día 9

Al leer/ver este capítulo de Mateo, nos damos cuenta del gran poder de nuestro Jesús. Ha sanado muchas personas, ha hecho milagros incontables, ha controlado las fuerzas de la naturaleza, ha echado demonios, y la lista continúa. Este es nuestro Jesús, todo poderoso.

Te alabamos Señor por todo lo que has hecho en la vida de aquellas personas. A partir del momento que estuvieron contigo, ya no siguieron siendo las mismas. Nosotros también queremos transformarnos a cada vez que presenciamos los muchos milagros en nuestras vidas.

A cada día tu misericordia se renueva, a cada día tu justicia se cumple, a cada momento tenemos tu presencia en nuestra vida. Tu poder, a través del Espíritu Santo, está activo hoy como estuvo entonces. Ayúdanos a vivir por fe y creer en los milagros aún en nuestros días. Queremos ver tu obra en nuestras vidas y en todos al nuestro alrededor.

(Si tienes alguna petición especial de curación o liberación, después de ver este video, llénate de fe y clama al Señor. Este mismo Jesús está a tu lado listo para darte la bendición.)

40 días con Jesús: Mateo 5 (parte 2)

Señor, hay tanto que debe cambiar en nuestras vidas. Somos limitados en lo que podemos hacer pero contamos con tu Espíritu Santo para darnos poder.

Lléname de tu Espíritu para que tenga el poder para amar a la gente, dar de mi misma de maneras no esperadas o entendidas. Cuento con todo el poder necesario para vivir esta vida. Que no me olvide de esto, Señor. Soy tuya, quiero brillar por ti, no quiero ser hallada en falta y deshonrar tu nombre.

Dame victoria tras victoria, venciendo la tentación y siguiéndote con todo mi corazón. En tu nombre, Amén.

40 días con Jesús: Mateo 5 (parte 1)

Cuando sufrimos, somos bienaventurados. Los que son perseguidos por amor de Su nombre, los que traen paz, los que buscan la misericordia … Cuando seguimos estos preceptos somos luz en un mundo oscuro.

Jesús, ayúdame a sobrellevar las situaciones difíciles que afronto con los valores de tu Reino. Quiero reflejar tu luz en este mundo. Quiero ser sal que sirve un propósito designado por ti.

Ayúdame a seguir tus Mandamientos, pero aún más allá, ayúdame a cuidar mi corazón. Que mis acciones reflejen un corazón lleno de ti. Que mi ofrenda sea limpia de culpa. Ayúdame en mis relaciones, que yo pueda servir sin esperar nadie en cambio.

En tu nombre, Amén.