30 días orando por nuestros hijos – día 7: Desarrollo físico

Estamos compuestos de alma, espíritu y cuerpo físico. Hoy oramos por esta area en la vida de nuestros hijos. Oremos que ellos puedan tener una autoestima balanceada, que puedan cuidarse y desarrollarse de una manera saludable. 

Pidamos que la sociedad no les llegue a imponer un estereotipo, sino que se acepten a si mismos y trabajen para cuidar sus cuerpos a través de la buena alimentación y actividades físicas, cosas que necesitan mucha disciplina. 

Oremos por nosotras, para que haciendo lo mismo podamos ser modelos saludables de cuidado personal y físico. 

Salmos 139:13-16
Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. Te alabaré, porque asombrosa {y} maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien. No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, {y} entretejido en las profundidades de la tierra.
Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que {me} fueron dados, cuando {no existía} ni uno solo de ellos.

1 Corintios 6:19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

30 días orando por nuestros hijos – día 6: Emociones

En el mundo encontramos un número elevado de personas con desórdenes emocionales. Somos un resultado de nuestras vivencias y en algunos casos, estas vivencias son muy tristes.

Oremos hoy para que el Señor proteja las emociones de nuestros hijos. Oremos que el Señor nos ayude a ser de ayuda y no de estorbo, que no reproduzcamos los errores de nuestros padres, que reproduzcamos solamente lo bueno que hemos vivido.

Oremos que tengamos sabiduría en como tratar con ellos, y si hemos cometido errores (somos imperfectos), que el Señor pueda redimir estos errores y hacer algo precioso.

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaias 41:10

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Mateo 11:28-30

30 días orando por nuestros hijos – día 5: Talentos

Todos tenemos talentos y habilidades. Cada talento existe para un propósito. Orad que el Señor nos guíe en identificar tales talentos en las vidas de nuestros hijos. Dediquemos cada talento al Señor para que Él lo utilice de la manera para la que fue idealizado.

Oremos que estos talentos en nuestros hijos puedan ser potenciados para ayudar, para servir, para hacer de este un mundo mejor. 

Por lo cual te aconsejo que despiertes el don de Dios, que está en ti por la imposición de mis manos. 2 Timoteo 1:6

Cada uno según el don que ha recibido, adminístrelo á los otros, como buenos dispensadores de las diferentes gracias de Dios. 1 Pedro 4:10

30 días orando por nuestros hijos – día 4: Propósito

Cada ser humano, cada creación tiene un propósito. Oremos que nuestros hijos, mientras crecen and maduran, puedan conocer el propósito de sus vidas. El gran propósito de la creación es traer gloria a Dios. Cada uno, entretanto, tiene su propósito específico que tiene mucho que ver con su personalidad, dones y talentos.

Basados en esta verdad, oremos por nuestros hijos: para que conociendo a Dios puedan conocerse a si mismos. Que en este conocimiento pueda, cada uno, conocer su propósito. Que el Señor nos ayude a orientarles, enseñarles y que puedan traer gloria a Dios tomando pose de este propósito único, planeado por Dios.

“Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas; ningún propósito tuyo puede ser estorbado “
Job 42:2

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” 
Romanos 8:28

“Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará.”
Proverbios 20:5

30 días orando por nuestros hijos – día 3: Mente

La mente humana es un terreno de guerra. Los pensamientos buenos y malos luchan entre si tratando de definir quienes somos y cómo nos sentimos.

Los niños también tienen pensamientos tanto buenos como malos. Hoy oramos que ellos puedan aprender en temprana edad, con nuestra ayuda, a sustituir los malos y mentirosos pensamientos com la verdad que nos enseña la Biblia. Si son adolescentes, que estén abiertos a entender y tomar pose de las verdades bíblicas. Esta es una disciplina que vendrá bien a los niños y a nosotros mismos. Deben de saber que son una obra prima de un Dios que no comete errores, que Dios les ama profundamente, que son únicos y especiales, que tienen un propósito y que el plan de Dios para ellos es bueno. Oremos por ello. 

Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.
Romanos 12:2

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
Jeremías 29:11

30 días orando por nuestros hijos – día 2: Corazón

Oremos por el corazón de nuestros hijos. Que sea un corazón tierno con lo importante de la vida, en especial para conocer a Dios y seguirle. Que su corazón pueda encontrar El Camino en Cristo. Que esté lleno y entregado al Señor, pues de un corazón lleno de Dios mana la calidad de vida.

Proverbios 4:23
Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.

Proverbios 3:3-4
Que nunca te abandonen el amor y la verdad:
llévalos siempre alrededor de tu cuello
y escríbelos en el libro de tu corazón.
Contarás con el favor de Dios
y tendrás buena fama entre la gente.

30 días orando por nuestros hijos – día 1: Salud

Hoy oremos por la salud de nuestros hijos. Que puedan estar saludables en este año venciendo todos los virus y enfermedades tan comunes entre los ellos. Que sus cuerpos puedan desarrollarse de acuerdo con lo normal de su edad. Si está enfermo, oremos juntas por sanidad. El Señor tiene poder.

Isaías 53:4-5
Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Santiago 5:14
¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

Un mes orando por nuestros hijos

A cada día que pasa, más me doy cuenta cómo mi oración por mis hijos es importante.

Quisiéramos invitaros a participar de este mes de oración, pidiendo puertas abiertas, salvación, milagros – nuestros hijos necesitan más que hablemos con Dios de que tratemos de razonar con ellos. Somos limitados y no conocemos todo, Dios sí. Participa con nosotras.