Salmo 42: orando con los Salmos

Día 33: Salmo 42 (online ⬇)

Me encantan las personas transparentes.  No se esconden por detrás de un título o de una función.  Son espirituales, pero no utilizan “la religión” para sus propios intereses.  No tienen miedo de mostrarse vulnerables en momentos desafiantes.  No se creen saberlo todo, pero lo que saben lo comparten con sencillez y humildad.  Si se encuentran con otros necesitados, caminan lado a lado, mano en el hombro.

Esto veo en la vida de David.  En un momento alababa a Dios de su más íntimo y en otro cuestionaba la vida misma.  En todo, su cuestionamiento siempre fue desde una postura de humildad, de querer conocer los caminos del Señor.  Este Salmo contiene uno de mis versículos favoritos: “Como la gacela suspira por torrentes de agua así, Dios mío, suspiro yo por ti.”  Este deseo es tan necesario si queremos conocer los Caminos de Dios.  Tanto le agrada un corazón que quiere llenarse de Su Presencia.

Señor, anhelamos por ti.  Queremos más de ti.  Llénanos para que podamos compartir.  En momentos en que nos sentimos en el desierto espiritual, ayúdanos a buscar los torrentes de agua que vienen de tu trono.  Queremos presentarnos delante de ti como somos, y ver el trabajo tuyo en nuestras vidas mientras ministramos a todos que nos cercan.  Queremos ser verdaderas adoradoras.  En el nombre de Jesús.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+42&version=BLP

Salmo 41: orando con los Salmos

Día 32: Salmo 41 (online ⬇)

Se cuenta la historia de un niño durante la Segunda Guerra Mundial.   Cuando las bombas empezaron a caer, su padre y otros se ocultaron en un gran agujero en el suelo.  Cuando llegó cerca notó que solo vía un gran espacio en negro.  Su papa le decía que saltara lo cuanto antes para dentro del agujero. Él dijo:  No puedo, papá, ¡no veo nada!  Su padre le dijo:  Tú no me ves, pero ¡yo te veo a ti! ¡Salta! Así nos sentimos en algunos días de nuestra vida, el futuro es incierto, las circunstancias son oscuras.  Dios te ve.

En este Salmo, David se alienta en un Dios cuidadoso, que nos ve durante los momentos difíciles.  Empieza describiendo la tristeza de alguien que afronta persecución hasta el lecho de enfermedad.  Su discurso da un giro cuando empieza a enumerar las misericordias de Dios para con su pueblo.  Nosotros podemos encontrar consuelo en las palabras de David.  Encontraremos salida y saltaremos en el agujero negro sabiendo que los brazos de nuestro Padre nos aguardan.

Oremos por nosotros y otros que conocemos que tienen falta de fe en este momento.  Afrontan una problemática tan grande que les cuesta creer.  Pueden incluso pensar que Dios les ha olvidado.  Que hoy, tú o esta persona por quien oras, podáis encontrar consuelo en Dios.  Que descanséis en los brazos de Dios.  Aún que todo esté oscuro, que sepáis que el futuro está en las manos del Padre que tanto os ama.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+41&version=BLP

Salmo 39: orando con los Salmos

Día 31: Salmo 39 (online ⬇)

El Rey Salomón fue muy exitoso en su Reinado.  Esto se ha hecho patente en sus riquezas, sabiduría y hechuras.  Al principio de su Reinado, Dios le preguntó qué bendición quería.  Él pidió sabiduría. Tal bendición le llevó a tener todo que uno pueda soñar en la vida.  Entretanto, con todo lo que tenía a su alcance, escribió el libro de Eclesiastés que cuestiona la vida, sus valores, y conceptos.  “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.” Así empieza su libro de pensamientos e investigación.

David, su padre, ya se había hecho las mismas preguntas. Es interesante que la injusticia, la desigualdad, las enfermedades, los problemas en general siempre estuvieron presentes en la humanidad.  Cuando miramos a David y a su hijo Salomón, vemos una vida llena de muchos éxitos, sin embargo, también afrontaron problemas y fueron testigos de injusticias.  Los problemas e injusticas son consecuencias de un mundo roto por el pecado.  Me quedo con las palabras de David en este Salmo: “Dios mío, ¿qué puedo esperar yo?  Sólo tú eres mi esperanza.”

¿Qué podemos esperar en este mundo, Señor?  El pecado ha minado las vidas y las relaciones.  La desigualdad y la injusticia están presentes miremos dónde miremos.  Somos responsables por nuestro propio pecado.  Ayúdanos a que podamos brillar tu luz en un mundo tan oscuro con la maldad.  Queremos ver tu obra en la vida de los que en ti esperan.  En mi vida también, busco libramientos y soluciones.  Sé que no los merezco, pero por tu misericordia, te pido que me puedas dar el deseo de mi corazón.  Que mi deseo siempre sea agradarte en primer lugar.  En tu nombre, Jesús, Amén.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+39&version=BLP

Salmo 37: orando con los Salmos

Día 30: Salmo 37 (online ⬇)

El bien y el mal conviven lado a lado en este mundo.  Aún dentro de nuestro corazón, queriendo admitir o no, hay el pecado que nos lleva a hacer el mal en acción o pensamiento.  A la vez fuimos hechos a la imagen y semejanza de Dios y todo lo que refleja el Creador es bueno y hace el bien.  El bien y el mal está en el mundo y dentro de nosotros.   

Por esta razón, quizás, David pasa tanto tiempo escribiendo sobre este tema.  Hace una comparación constante entre las personas que siguen el mal y otras que siguen el bien.  Habla de las consecuencias del pecado y las promesas para el bien.  La idea que queda, es que la justicia puede tardar, pero no falla.  El tiempo de Dios es perfecto.  Seguir el bien no es tratar de hacerlo todo perfecto, sino es darse cuenta que en nuestras fuerzas no somos capaces.  Necesitamos arrepentirnos y entregarnos a Jesús.  Una vez que lo hayamos hecho, Él nos capacita para hacer el bien y lo haremos por nuestro amor y agradecimiento a Él.  Las buenas obras no nos hacen del bien, sino haremos el bien verdadero una vez que tengamos a Jesús en nuestro corazón.

Evaluemos nuestras vidas.  Si somos seguidoras de Jesús y nos encontramos en situaciones injustas, sabemos que la situación tendrá una salida favorecedora.  Agradezcamos a Dios por eso.  Oremos que Dios nos dé orientación en cómo actuar mientras esperamos el libramiento del Señor.  Y si todavía no sabes dónde estás espiritualmente, hoy te invitamos a considerar seguir a Jesús y ser de Su Reino.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+37&version=BLP

Salmo 36: orando con los Salmos

Día 29: Salmo 36 (online ⬇)

Acabo de hacerme nuevas gafas.  De repente me he dado cuenta que algunos detalles me estaban pasando desapercibidos.  Vi que mi limpieza estaba dejando a desear.  Vi que partes de mi maquillaje no estaban muy definidas.  Son pequeños detalles que hacen toda la diferencia.  Así es como estamos lejos de Dios.  Nos faltan estas “gafas” que nos hacen ver la realidad del pecado con claridad. 

Este Salmo empieza por describir una vida anclada en el pecado.  Es una descripción triste de una vida maquinando el mal.  Estamos ciegos cuando no conocemos al Señor.  Cosas que son pecados y odiadas por Dios pueden parecer sensatas y “sin mal algún”.  Jesús es la luz del mundo y cuando entra en nuestra vida, todos los rincones escondidos se iluminan para que el pecado sea descubierto y confesado. 

Oremos hoy por nuestro caminar con Cristo.  Si notamos maldad como la descrita desde nosotros a otras personas, confesemos y hagamos un cambio.  Si este es tu estilo de vida, entrega tu vida hoy y da un giro de 180 grados.  Dios quiere restaurar tu vida.  Oremos también por las personas en nuestra vida que viven una vida ciega, perdida en la oscuridad del pecado.  Jesús puede y quiere alcanzar el más vil pecador. 

Puedes leer este Salmo: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+36&version=BLP

Salmo 35: orando con los Salmos

Día 28: Salmo 35 (online ⬇)

“Amigo en la adversidad, amigo de verdad.”  Infelizmente, en la vida real ni todos los amigos pueden superar la prueba de la adversidad.  Mientras todo va bien, tienes dinero, eres influente y puedes favorecer, los amigos abundan.  Cuando la situación cambia, algunos de estos mismos amigos se van desinteresando.  Si fuera solo desinterés, uno puede soportar, pero cuando uno de estos “buenos” amigos es desleal y te devuelve mal por el bien, ¡eso duele mucho!

David no era extraño a todo eso.  Conoció amigos muy buenos y otros que solo se aproximaban para recibir favores.  Él empieza hablando de sus enemigos que abiertamente le querían destruir.  Después, con un tono más sentido, habla de los que eran sus amigos, tratados con amor, y que ahora le tendían trampas.  El hombre puede ser muy cruel.  Él abiertamente habla a Dios de sus sentimientos, sin esconderle nada.  La transparencia de David es algo que le agradaba a Dios.  Eran amigos.

Puede que alguna de nosotras estemos lidiando con una situación parecida.  Una persona amiga puede haber cambiado y ahora se está portando mal, diciendo mentiras, engañándonos por la espalda, “guiñando” el ojo a otros a nuestro respecto, disfrutando de nuestra desdicha … hay tantos tipos de crueldad.  En primer lugar, ora por ti, para que tú puedas ser una amiga verdadera.  Ora por el amor del Señor.  Ora que puedas ser capaz de devolver el bien por el mal que te están haciendo.  Ora para que Dios te libre de estas personas que buscan tu mal.  A Él no le agrada la injusticia y va a responder tu oración. Su tiempo llega y es perfecto.

Puedes leer este Salmo en: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+35&version=NVI

Salmo 34: orando con los Salmos

Día 27: Salmo 34 (online ⬇)

Somos luz.  Cuando le tenemos a Jesús en nuestro corazón, la luz irradia de nosotros.  Ya no podemos cambiar quienes somos, pero podemos malgastarlo.  Algunos podemos llegar a pensar, con cierta humildad, quienes somos para esperar que otros nos miren y nos sigan.  En esto está la clave del evangelio: “ya no vivo yo, sino Cristo vive en mi”.  Cuando él toma posesión de nuestro corazón, lo transforma, llena de luz e ilumina todo al nuestro alrededor.  No es de nosotros, sino viene de Él.  

Este Salmo de alabanza nos invita a todos a contemplar la belleza de Dios y alabarle por todo lo que es y por todo lo que hace.  David cuenta las muchas proezas del Señor para que todos nos demos cuenta de ¡qué gran es Él!  Hace la invitación vez tras vez:  mirad, contemplad, etc.  Él lo ha probado y ahora quiere que todos conozcamos las obras magníficas de Dios.  Es un Salmo lleno de promesas preciosas para los que confían en el Señor.  Dios no nos quita del mundo con sus maleficios, pero los libra de todo por amor de Su nombre.

Alabemos al Señor a la vez que evaluamos nuestra vida, lo que hacemos, lo que decimos, cómo actuamos.  Sus promesas vienen siempre con instrucción de vida.  Lee atentamente este Salmo y evalúa tu manera de actuar.  El Señor es fiel en dar el fruto de lo que plantamos.  Que nuestra vida sea fértil en obediencia y en el Fruto del Espíritu.  Ora confiada que Dios siempre contesta la oración de las que hemos sido justificadas por Su Hijo.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+34&version=BLP

Salmo 33: orando con los Salmos

Día 26: Salmo 33 (online ⬇)

Tuve el gran privilegio de convivir con mis bisabuelos por muchos años.  Tenía cerca de 20 años cuando fallecieron.  Cuando era el cumpleaños de mi bisabuelo, solíamos reunirnos.  Eran todas las generaciones derivadas de sus 5 hijos.  Había mucha risa, convivencia, buena comida y celebración.  Celebrábamos a una persona con quien podíamos contar.  Era un hombre que seguía a Jesús.  Me acuerdo ir a su habitación y encontrarle de rodillas orando con sus manos alzadas.  Esta es la herencia que más celebro, de todo que nos podría haber dejado.

En este Salmo, el autor celebra a nuestro Dios.  Menciona sus calidades y motivos por los cuales debe de ser alabado.   Es como estar en una gran reunión familiar y celebrar el cumpleañero.  El autor celebra el Creador, el Dios justo y de misericordia, un Dios soberano sobre la creación y la humanidad, un Dios que bendice la nación que le sirve, el Dios que nos protege y nos ayuda. Este Salmo es como la punta de iceberg, ¡hay tanto más que celebrar sobre nuestro Dios!

Celebra la obra de Dios en tu vida, por fe celebra la bendición de Dios.  Habrá mucho que necesites de la mano de Dios. Él es poderoso para hacer mucho más de lo que imaginas o lo que pides.  Tan grande es nuestro Dios, y celebrándole de esta manera, nuestro corazón se llena de esperanza.  Toda petición debe de empezar por la alabanza.  La alabanza nos lleva a la presencia del Señor. Acordarnos de todos sus beneficios y poder nos llena de fe.

Puedes leer este Salmo:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+33&version=BLP

Salmo 32: orando con los Salmos

Día 25: Salmo 32 (online ⬇)

Me encantan las películas.  Suele ser que en los primeros minutos se puede saber cuál va a ser el final.  Sabemos quiénes son los vilanos o los héroes. Tenemos idea de quienes están relacionados románticamente y qué eventos les podrán unir.  Sería tan bueno tener esto en mente cuando miramos nuestra vida. Obviamente las circunstancias van a ser muy diferentes dependiendo de quienes somos, pero sabemos la dirección en que van las cosas, y el final es de victoria.

David hace un recorrido muy interesante, casi como de película. Él empieza hablando de sus pecados que “envejecían mis huesos de tanto gemir todo el día”.  En seguida, el guion nos lleva a una solución: “Pero yo reconocí mi pecado, no te oculté mi culpa”.  Al final, nos encontramos con una promesa preciosa de que Dios tiene sus ojos fijados en nosotros y nos hará saber el camino a seguir.  Todo un guion con final feliz, y este es el nuestro cuando confiamos en el Señor. 

Confesa tus pecados, pidiendo un corazón justo delante del Señor.  Con este corazón, el Señor será tu refugio y te protegerá de la angustia.  Busca conocer Sus caminos y pide que te oriente con relación a los pasos que tienes que dar en el futuro.  Él tiene Sus ojos fijados en ti para que no caigas y llegues a buen puerto.

Puedes leer este Salmo online:  https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+32&version=BLP

Salmo 30: orando con los Salmos

Hace unos días estuve en una conferencia.  La oradora hablaba de los vasos de honra.  En la cultura del pueblo de Israel, la hospitalidad es muy importante.  Los vasos de honra sirven agua fresca a los invitados.  Una vez que sufran desgaste, se utilizan para llevar ofrendas al templo.  Allí queda hasta que vuelve al alfarero que hará todo el posible para restituir su belleza anterior.  No se los echa fuera a la basura.  No, estos vasos son tratados con cariño y respecto.

David, como cada uno de nosotros, pasó por muchas pruebas.  Él siempre hizo un ejercicio muy importante de recordar las obras de Dios en su vida.  Mirando hacia atrás podía conseguir la fe para afrontar las pruebas presentes, momentos en que como vaso fue roto.  Él llena estos recuerdos con alabanza.  Basado en estas experiencias, se refiere al futuro con fe y esperanza, en las manos del alfarero.  Su Dios no ha cambiado y sus promesas están tan disponibles, como cualquier otro momento de su vida.

Hoy, al pensar en los problemas que afrontas, empieza a recordar otros momentos difíciles y cómo Dios te ha librado.  Alaba al Señor específicamente por cada ocasión.  Reconoce el poder de Dios en aquel momento, sabiendo que no ha cambiado.  Dios no nos deshecha, Él quiere restaurarnos. Presenta tu petición con fe y esperanza.   Si no tienes una historia con Dios que puedas recordar, empieza tu historia hoy.  Entrégate a Él, y empieza a ver su obra maravillosa en tu vida.  Él te ama y te quiere ayudar.

Puedes leer este salmo online:   https://www.biblegateway.com/passage/?search=Salmos+30&version=BLP