Promesa 22: Salmo 32:8 (dirección)

Podemos asumir que es la voluntad de Dios que conozcamos Su voluntad. Con esto en mente, podemos ir delante de Su trono y pedir entender el camino por lo que debemos andar.

Es una promesa que Le agrada complacer. Busquemos su voluntad para nuestras vidas en momentos de decisión, confiadas que Él nos mostrará la dirección por dónde debemos ir.

Señor, muéstrame el camino por donde debo ir, para que Tu voluntad perfecta se cumpla en mi vida. Quiero encontrar mi propósito en tu voluntad. Dame dirección en mis decisiones. En el nombre de Jesús.