Promesa 14: Lucas 1:50 (bendición sobre generaciones venideras)

Nunca cesemos de orar por nuestros hijos, nietos, bisnietos y todas las siguientes generaciones hasta que Cristo venga por su iglesia.

El Señor nos ha muchas promesas sobre las generaciones posteriores al justo. Podemos confiar que Dios es fiel y lo hará. Puede que hoy no lo puedas ver, pero mira con los ojos de la fe, confiadas en lo que Dios ha dicho:

Poderosa en la tierra será su descendencia; la generación de los rectos será bendita.

Salmo 112:2

Proclamemos con nuestras palabras, vivamos por fe y no por vistas. Hoy, nuestros hijos pueden estar perdidos, pero fiel es Dios para salvarles por amor a Su Palabra. Continúa firme, orando por todos que vendrán después de ti, vive una vida piadosa, sé ejemplo y espera. Dios salvará a tus hijos, y tu descendencia será bendita.

Señor, oro por mis hijos. Que te conozcan como Salvador y Padre. Que puedan amarte y servirte hasta que tú vengas. Que tu bendición pueda estar con mi familia. Guárdanos de los ataques de nuestro enemigo que anda como una león devorador. Sabemos que él viene a matar, robar y destruir. Nosotros proclamamos palabras de vida, restitución y edificación. De ti viene todo lo que es bueno y clamamos por tus beneficios sobre mi familia presente y descendientes. En tu nombre oro, Jesús.

Mara

Promesa 2: Isaías 49:25 (la salvación de nuestros hijos)

Como es difícil entender que pueda tener paz y alegría en las pruebas. Pero , es totalmente posible para aquellos que en Cristo están.  És en las pruebas que Dios nos hace más dependientes de Él, nos moldea y nos transforma.

Hace un mes, en medio a la pandemia, pasamos por una dura prueba con nuestro hijo que vive en Alemania. Le diagnosticaron un tumor en la tiroides y tuvo que ser intervenido. Fueron momentos difíciles, pero tanto mi hijo como nosotros nos mantuvimos seguros y en paz, en la paz que solamente Dios puede traer. No hubiéramos podido pasar por todo que tuvimos que pasar sin la fé y la suficiencia en Cristo.

En el medio de esta prueba, Dios ha salvado nuestro hijo ¡fisicamente y espiritualmente!

Mis queridas, Dios gobierna todo, mismo en el caos. Él derrumba para construir. Él añade cosas que jamás serian posible sin el paso por las pruebas. Debemos agradecer a Dios en las adversidades y sufrimiento  porque su propósito en nosotras es grande, tenemos que perseverar. Dios ha traído la prueba y en ella nos fortaleció como familia. Há dado a mi hijo la salvación en Cristo. Hoy podemos agradecer el pasar por el sufrimiento porque Dios es bueno y misericordioso. Cuando no se entiende la razón de las pruebas, confía en el Señor. Él sabe lo que es mejor para nosotras. Si la tristeza llegar, recuerde que Dios es tan sabio y hará en tu vida lo mejor, Él  te guía, como ha hecho en mí familia. Confía, espera, prospera y alégrese orando a Dios nuestro Padre! Cuando todo parecer sin solución confía en las promesas del Señor. Él es fiel y justo.

Oración: Señor,  eres Dios de promesa, Dios que trae paz en el medio de las pruebas de la vida. Te agradecemos por ellas porque a través de ellas podemos acercarnos más a ti, confiar y saber que eres suficiente. Perdona nuestra falta de fé cuando atravesamos diversidades, ayúdanos a ser mujeres firmadas en tus promesas, perseverantes en la oración . Llena nuestros corazones con la alegría que Jesús nos da para superar toda y cualquier circunstancia que afrontemos. En nombre de Jesús, oramos , amén!

30 días orando por nuestros hijos – día 29: una vida abundante

Jesús nos promete vida, pero no una vida corriente, nos promete una vida abundante. No es una vida sin problemas y dificultades. Es una en que nunca estamos solos. En la cima de la montaña nos llena de alegría – una alegría sin completa. En el valle, un consuelo y paz que no se puede explicar. 

Esta vida Él nos quiere regalar. Y esto oramos para nuestros hijos. Que pronto en sus vidas decidan seguir a Cristo, recibiendo a esta vida tan abundante que nos ofrece. 

Esto queda para nosotros, los papás: ¿hemos nosotros recibido a Jesús y manifestamos esta vida abundante? Es correcto que cuando vivimos esta vida delante de los otros, hacemos una invitación subliminal a las personas que nos cercan. Es importante que lo ejemplifiquemos delante de nuestros hijos. Oro por cada padre o madre que lee esto hoy. Nunca es tarde para tomar esta decisión. Hazlo hoy y empieza a vivir esta vida abundante. 

Juan 10:10
El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que {la} tengan {en} abundancia.

Salmos 16:11
Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura {es}; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.

30 días orando por nuestros hijos – Día 27: profesores

Oremos hoy por los profesores de nuestro hijos. Son personas que tienen mucha influencia en sus vidas. Oremos que las personas correctas estén en los lugares correctos en el momento correcto. 

Dios conoce las necesidades de nuestros hijos mejor que nosotros y puede orquestar estos encuentros para el bien de cada uno de ellos.

“El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.” Lucas 6:40

“Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.” Juan 13:14

30 días orando por nuestros hijos – día 26: buenas obras

Nosotros fuimos creados para dar gloria a Dios … cuando lo hacemos, las buenas obras fluyen de nosotros. 

Esto oramos por nuestros hijos, que puedan abundar en buenas obras, que encuentren su lugar en este mundo, que encuentren el propósito para sus vidas. 

Hebreos 13:16
Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua, porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Gálatas 6:9-10
Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe.

Salmos 37:3
Confía en el SEÑOR, y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad.

Santiago 2:14-21
¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo? Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario, y uno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais lo necesario para {su} cuerpo, ¿de qué sirve?
Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta. Pero alguno dirá: Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

30 días orando por nuestros hijos – día 25: éxito en todo lo que haga

La Palabra de Dios nos promete que al que Le ama y sigue Sus preceptos todo le irá bien. No quiere decir que no tendrá problemas, pues tener tribulaciones es también una de las promesas de la Biblia (!). 

Hay algo especial, entretanto, en personas “a las que todo les va bien”: sus hazañas siempre tiene éxito porque aman al Señor y buscan Su gloria. La clave es ¿para quién lo están haciendo? No importa el trabajo: un profesor o un médico, un conserje o un ejecutivo … no importa lo que haga uno, siempre le irá bien. 

Esto oramos por nuestros hijos, un éxito que traiga gloria al nombre del Señor. 

Salmo 1:1-3
Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

Deuteronomio 29:9
Guardad, pues, las palabras de este pacto y ponedlas en práctica, para que prosperéis en todo lo que hagáis.

1 Reyes 2:3
Guarda los mandatos del SEÑOR tu Dios, andando en sus caminos, guardando sus estatutos, sus mandamientos, sus ordenanzas y sus testimonios, conforme a lo que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y dondequiera que vayas,

30 días orando por nuestros hijos – día 24: en contra de las malas influencias

En conexión con el pedido de ayer, decisiones, hoy oramos en contra de las malas influencias. 

Oramos que nuestras enseñanzas sean predominantes en ayudar a resistir a las malas influencias. La Palabra de Dios es poderosa, y cuando plantada en los corazones de nuestros hijos, va a fructificar. 

Oremos por muros de protección espiritual al rededor de nuestros hijos. Señor, protege sus mentes, corazones y cuerpos del mal. 

1 Corintios 15:33
No os dejéis engañar: “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.”

Proverbios 12:26
El justo es guía para su prójimo, pero el camino de los impíos los extravía.

Santiago 4:4
¿{Oh almas} adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

30 días orando por nuestros hijos – día 23: decisiones

Los días son llenos de decisiones. Son miles las circunstancias en que debemos decir que sí o que no a algo. Hoy oramos que nuestros hijos sean sabios cuando puestos delante de una bifurcación. 

Que la Palabra de Dios sea el filtro por el cuál pasa cada una de sus decisiones. Un concepto que he enseñado a mis hijos es que cuando delante de una elección, preguntarse: ¿Qué haría Jesús en mi lugar? Oremos que sean sabios, que puedan discernir y que siempre tengan la tendencia de elegir el bien. Que sean protegidos de la ilusión del pecado del mundo.

Salmos 25:4-5
SEÑOR, muéstrame tus caminos, {y} enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día.

Juan 10:27
Versículos Conceptos
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen;

Santiago 1:5
Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que {la} pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

30 días orando por nuestros hijos – día 22: futura pareja

Como cristianos creemos que todo está dirigido por el Señor, y nos agrada seguir sus instrucciones en cuanto a formar una familia y servir juntos, lado a lado, al Señor. La familia es plan de Dios.

Desde que nacieron mis hijos, he tenido la costumbre de orar por sus futuros maridos y esposa, si llegan a casarse. No sé quienes son todavía, pero Dios sí lo sabe. Oro por protección emocional, física y espiritual. Que conozcan y crezcan en el Señor. Que juntos puedan multiplicar exponencialmente lo que pueden hacer por separado. 

—¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.
Mateo 19:4-6 

Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.»
Génesis 2:18 |

Eclesiastés 4:12
Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.

30 días orando por nuestros hijos – día 21: Dirección profesional

¿Qué vas a ser cuando seas mayor? A esta pregunta los niños tienen que contestar muchas veces. Mucho de lo que dicen parten desde una admiración por las varias profesiones. Esta admiración puedo o no reflejar sus talentos naturales, esenciales en la elección de una profesión.

Hoy queremos orar por la dirección de Dios en este tema, no solo considerando el romanticismo de la elección, sino una dirección de vida con propósito. Que al decidir su profesión, consideren a Dios. 

Salmos 25:12
¿Quién es el hombre que teme al SEÑOR? El le instruirá en el camino que debe escoger.

Stg 1:5 
Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.