Reto: 30 días de gratitud (30)

Gratitud de un rey a Dios

(1a) De David.

144 (1b) ¡Bendito sea el Señor, mi protector!
Él es quien me entrena y me prepara
para combatir en la batalla;
él es mi amigo fiel, mi lugar de protección,
mi más alto escondite, mi libertador;
él es mi escudo, y con él me protejo;
él es quien pone a los pueblos bajo mi poder.

3 Señor,
¿qué es el hombre, para que pienses en él?
¿Qué es el ser humano, para que tanto lo estimes?
El hombre es como un suspiro;
su vida pasa como una sombra.

Señor,
descorre la cortina de los cielos, y baja;
toca los montes para que echen humo;
lanza tus flechas, los relámpagos,
y haz huir en desorden a tus enemigos.
Extiende tu mano desde lo alto,
y líbrame del mar inmenso;
líbrame del poder de gente extraña,
de los que dicen mentiras
y levantan su derecha para jurar en falso.

Señor,
voy a cantarte una canción nueva;
voy a cantarte himnos con el salterio.
10-11 Tú, que das la victoria a los reyes;
tú, que libraste a tu siervo David,
líbrame de la espada mortal;
líbrame del poder de gente extraña,
de los que dicen mentiras
y levantan su derecha para jurar en falso.

1Nuestros hijos crecen como plantas en un jardín;
nuestras hijas son cual columnas labradas
que sostienen la estructura del templo.
13 Nuestros graneros están llenos,
repletos de toda clase de alimentos.
Nuestros rebaños aumentan por millares,
por miles y miles en nuestros campos.
14 Nuestras vacas quedan preñadas,
y no tienen su cría antes de tiempo.
No hay gritos de alarma en nuestras calles.
15 ¡Feliz el pueblo que tiene todo esto!
¡Feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor!

Hoy terminamos nuestros 30 días de Gratitud, pero que no quedemos aquí … a cada día, apartes un momento para agradecer a nuestro Dios.

Como David, escríbele tu Salmo de Gratitud

Como Jesús Adrian Romero, escríbele mil canciones de poesía al Señor

Elige tu forma, aún con tus lágrimas y sin palabras, el Señor te entenderá.

Él es el cuadro más precioso, la joya más deseada, la perla más buscada …

Gracias, Señor, recibe nuestra gratitud.

Reto: 30 días de gratitud (29)

No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.
(Isaías 41:10)

Tu mano me levanta, Señor. Gracias por la fuerza de tus manos que me guían y me llevan por el camino seguro, sobre la roca. Contigo estoy segura. Gracias, Señor.

Reto: 30 días de Gratitud (28)

(1bEl Señor es mi pastor;
nada me falta.
En verdes praderas me hace descansar,
a las aguas tranquilas me conduce,
me da nuevas fuerzas
y me lleva por caminos rectos,
haciendo honor a su nombre. — Salmo 23:1-3

La bondad de Dios nos persigue … qué pensamiento más maravilloso. Somos perseguidos por el amor y bondad del Buen Pastor, nuestro Padre.

Alabemos y demos gracias al Señor por esta verdad tan maravillosa. Toda circunstancia de la vida pierde importancia, mediante tal pensamiento.

Reto: 30 días de gratitud (27)

Entonces ellas se acordaron de sus palabras, — Lucas 24:8

Mucho el Señor ha hecho en nuestra vida y mucho nos ha enseñado en su palabra. En momentos difíciles, o incluso cuando todo va bien, es un reto acordarse de los momentos de liberación. Debemos mantener en mente que el Señor nos ha rescatado. Hoy pensemos en estos momentos en que nos encontramos con el Señor. Que nuestro corazón siempre esté lleno de gratitud por su salvación. En Él tenemos toda la fuerza para esta vida.

Reto: 30 días de gratitud (26)

Y así, habiendo esperado con paciencia, obtuvo la promesa. –Hebreos 6:15

En muchas ocasiones, oramos a Dios y se nos “tarde” en responder. Es importante tener consciencia que Dios nunca tarda, siempre está a tiempo, siempre actúa en tiempo oportuno. La verdad es que esperar por algunas de estas promesas es difícil. Hoy agradezcamos en la espera: por el carácter que Dios está desarrollando en nosotros; porque Él nos está atrayendo a Su presencia mientras pasamos por el desierto … hay propósito en la espera. Gracias, Señor, porque cumples tus promesas y mientras esperamos, tu presencia nos satisface.

Reto: 30 días de gratitud (24)

Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. –Juan 1:3

Jesús es Dios. Nuestro Dios es tan amoroso que decidió venir en la forma del Hijo para morir por nosotros. ¿Cómo llegar a entender tal amor? Lo que podemos hacer, aún sin entender este tremendo amor, es agradecerle.

Gracias Señor, porque viniste a morir por mí. Tal amor es demasiado para que lo comprenda. Gracias por tu amor, gracias por tu entrega, gracias por ponerme antes de tu dolor, gracias porque me consideraste digna de recibir tu sacrificio, gracias porque pensaste en mí mientras estabas en la cruz.

Reto: 30 días de gratitud (23)

Con cuerdas humanas los conduje, con lazos de amor, y fui para ellos como quien alza el yugo de sobre sus quijadas; me incliné y les di de comer. –Oseas 11:4

El amor del Padre no se puede comprender. Su amor es como un fuego que arde en nuestro interior, no se explica, se siente y es infinito. Cuando se lo experiencia, no hay vuelta tras … somos atraídos hacia Él y más queremos de Él. Hoy le damos gracias por este amor que se nos extiende a todas igualmente.

¿Conoces el amor del Padre? ¿Quieres experimentarlo? Te invitamos a ENCONTRANDO A DIOS

Reto: 30 días de gratitud (22)

Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas. — Hebreos 1:3

Gracias, Jesús, por haber venido y sufrido en esta vida. Gracias porque has resucitado, lleno de poder, todo por mi. Hoy puedo clamar en tu nombre y confiar que milagros van acontecer. Gracias por poder adentrar tu presencia y hablar contigo. Gracias porque por tu nombre he recibido salvación y hoy estoy firmada en esta roca. Gracias porque para siempre estaré contigo. Toda la autoridad te ha sido dada, y esto incluye mi vida. Gracias, mi amado Salvador y Señor.

Reto: 30 días de gratitud (21)

Sólo en Dios halla descanso mi alma;
de él viene mi salvación.Salmos 62:1

En ti, Señor, descansa mi alma. Siempre esperaré en ti. Gracias porque tú es mi roca firme. Gracias porque tu Espíritu me guía por sendas de bendición. Gracias porque llenas mis días de tu presencia. Gracias porque me llevas más allá de lo soñado. Gracias porque estarás conmigo hasta el final. Gracias, gracias, gracias.