Promesa 4: Proverbios 1:7 (sabiduría)

Salomón hubiera podido pedir lo que fuera a Dios, pero pidió sabiduría. A Dios le agradó su petición, y con la sabiduría le dio riquezas y gloria. A Dios le agrada cuando buscamos la sabiduría.

Como todas las promesas, esta también viene con instrucción de vida: el temor del Señor, allí empieza la sabiduría. Cuando se dice temor, no queremos decir miedo. El temor a Dios es un respecto y devoción a Dios, un respecto profundo por sus caminos y manera de actuar. Con esta actitud de corazón empezaremos a alcanzar la sabiduría.

Este versículo va lado a lado con el siguiente:

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Santiago 1:5

Hoy oremos que el Señor nos de la sabiduría necesaria para actuar en las diferentes circunstancias que afrontamos.

Señor, venimos a ti para pedirte que nos enseñe a temerte, dándote toda nuestra adoración y devoción. Que nuestro corazón pueda aprender a respetarte como Dios único y que allí encontremos la sabiduría para las decisiones de la vida. Dame sabiduría, Señor, quiero honrarte con mis decisiones. En el hombre de Jesús.

Mara

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.